El amianto y sus riesgos: la necesidad de cumplir con la normativa de prevención de riesgos laborales

Amianto Riesgos

Amianto Riesgos - Carlos Gil

Hoy en día todo el mundo ha oído hablar del amianto y sus riesgos; no obstante, no todo el mundo conoce cuando la exposición a esta sustancia supone un verdadero riesgo ni qué materiales contienen amianto. En este artículo voy a tratar de explicar qué es el amianto, cuáles son sus riesgos y qué prevenciones laborales debe cumplir su empresa si realiza un trabajo en el que está sometido a su exposición.

¿Qué es el amianto?

El amianto es un mineral metamórfico fibroso que contiene una serie de fibras, cuyas particularidades provocaron que dicho material se utilizase para una gran variedad de productos manufacturados, destacando especialmente los materiales de construcción (tejas, baldosas, azulejos, etc…), así como en algunos productos automovilísticos y pinturas.

Debido a que las autoridades sanitarias comprobaron la relación existente entre el amianto y el cáncer de pulmón, además de otras enfermedades, en España su uso se encuentra prohibido desde el año 2002, aunque aún está presente en algunos materiales.

Amianto Riesgos: ¿Qué enfermedades provoca la exposición al amianto?

La enfermedad más mortífera que provoca la exposición al amianto es el cáncer de pulmón, ya que actúa como un cocarcinógeno. Además, el amianto puede provocar otras enfermedades como el mesotelioma maligno, que es el cáncer de célula mesotelial (como regla general, este cáncer sólo se causa por una exposición muy prolongada al mineral), y la asbestosis, que es una enfermedad pulmonar crónica.

El amianto y su normativa jurídica

El Real Decreto 396/2006 establece las disposiciones mínimas de seguridad que el empresario debe cumplir cuando sus trabajadores están expuestos al amianto, estableciendo un límite de exposición diaria al amianto de 0,1 fibras por centímetro cúbico en el periodo de 8 horas, quedando prohibida la exposición a este material para su extracción (salvo tratamiento y desecho de productos resultantes de la demolición), fabricación y transformación del amianto o de productos que lo contengan.

amianto riesgos

En el mencionado Real Decreto existen determinados colectivos de trabajadores que, por su alta exposición, gozan de una mayor protección, como por ejemplo los trabajadores de demolición de construcciones, los de desmantelamiento de maquinaria, los de retirada de materiales, los de trabajos de mantenimiento, transporte, tratamiento y destrucción de elementos que contengan amianto.

El empresario deberá limitar, en la medida de lo posible, el número de trabajadores que tengan una especial exposición al amianto. Estos trabajadores no podrán realizar horas extraordinarias ni trabajar por objetivos. Además, el empresario deberá señalar los lugares en los que existe una especial exposición al mineral, limitar su acceso y establecer una prohibición de beber, fumar o comer en dichos lugares.

Cuando resulte imposible evitar que los trabajadores estén expuestos por encima del límite diario (0,1 fibras por centímetro cúbico en el periodo de 8 horas), el empresario deberá proporcionar a los trabajadores equipos de protección individual de las vías respiratorias, no pudiendo utilizarse estos equipos por un tiempo superior a 4 horas. Además, el empresario deberá facilitar estos equipos de protección a aquellos trabajadores que lo soliciten, aun cuando su exposición al amianto no sobrepase el máximo legalmente permitido.

Finalmente, el empresario deberá informar de forma detallada a los trabajadores y a sus representantes de todos los riesgos que puede suponer la exposición al amianto, medidas de seguridad e higiene, utilización y obligatoriedad de uso de determinados equipos de protección, así como de los resultados de las evaluaciones del ambiente.

trabajadores del amianto riesgos

Además de ésta información, el empresario deberá proporcionar al trabajador una formación continuada y especializada sobre el amianto y sus riesgos, manejo de materiales, elección y manejo de equipos de seguridad apropiados a cada fin, procedimientos de descontaminación y eliminación de residuos y procedimientos de emergencia.

A continuación voy a citar un ejemplo de enfermedad profesional por exposición a la uralita

José Antonio C. A. trabajó durante 11 meses para una empresa que se dedicaba al tratamiento y destrucción de material de construcción con amianto, estando expuesto de forma permanente al contacto aéreo con dicho material, no poniendo la empresa a su disposición el preceptivo equipo de seguridad individual para las vías respiratorias.

Como consecuencia de la prolongada exposición al mismo, José Antonio C. A. sufrió una asbestosis, falleciendo finalmente en el año 2012. Tras el diagnóstico de la enfermedad se le reconoció a una incapacidad total, estableciendo la Seguridad Social un recargo sobre la prestación del 50% a su favor, debido a la imprudencia y el mal actuar de la empresa para la que trabajaba. Eso le suponía a mi cliente percibir mensualmente 1.950€ (650€ más que si no se hubiera aplicado el recargo).

Como la empresa no quedó conforme con el recargo que se le impuso, recurrió la resolución por la que se reconocía dicho recargo, y la familia de José Antonio C. A. se vio obligada a contratar a un abogado laboral en Burgos, pues consideraron que era mejor personarse en el procedimiento.

El Juez de lo Social de Burgos desestimó las pretensiones de la empresa para la que trabajó José Antonio C. A., de modo que interpusieron un recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede en Burgos, quien nuevamente desestimó sus pretensiones, condenando en costas a la empresa. Puesto que nuevamente no se estimaron las pretensiones de la empresa, interpusieron nuevo recurso, esta vez ante el Tribunal Supremo, quien no llegó a admitirlo a trámite, ya que no existía jurisprudencia contradictoria.

(Con casos de clientes en Burgos y provincia.  Abogados para Belorado, abogados para Salas de los Infantes, Etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *